“Aprendí que la valentía no es la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre el miedo. El hombre valiente no es el que no siente miedo, sino aquel que conquista ese miedo.” (de su libro Camino Hacia la Libertad, su autobiografía). Nelson Mandela 

¿A cuántos seres humanos conoces que se paralizan por el miedo? Y que, posterior a esto, ¿se sienten culpables por haberse frenado por el miedo? 

Tal y como lo afirma Nelson Mandela, valiente es aquel que conquista el miedo, no quien no lo siente. Así que, ¿por qué culparse por ese miedo?

El miedo hace parte de ser humano. La razón principal por la que los seres humanos no se arriesgan a crear sus sueños, es por el miedo. Miedo a fracasar, miedo a que los rechacen, miedo a quedarse solos, miedo a morir

Como coach, ¿cómo puedes abrirle posibilidades a un cliente atrapado por el miedo? Como ya lo sabes, el coaching cuenta con recursos que te permiten abordar la emocionalidad de tu cliente y abrirle posibilidades a los diferentes bloqueos que experimente. En este artículo, queremos apoyarte en formular preguntas poderosas que desbloqueen el miedo en tu cliente y le permitan ver nuevas posibilidades para crear su plan de acción.  

A continuación, encontrarás un listado de preguntas que te pueden apoyar durante tus sesiones de coaching. Inicialmente, identificas la emoción, para luego pasar a desbloquearla y, posteriormente, crear un plan de acción que le permita al cliente comprometerse con un nuevo panorama de vida, en el que el miedo no lo paralice.  

Preguntas para identificar el miedo:

A eso que estás experimentando ahora mismo ¿Cómo podrías llamarlo?

Ese recuerdo que me compartes, ¿qué emoción te lleva a experimentar?

Eso que sientes en esos momentos de tu vida, que se repiten, ¿cómo podemos llamarlo?

¿Qué es lo que experimentas en esos momentos en los que te sientes atrapado y sin salida? ¿Cómo se llama esa emoción?

Preguntas para desbloquear el miedo:

El miedo hace parte de ti como ser humano. Todos lo sentimos. Hasta la persona más poderosa que te puedas imaginar experimenta miedo. El tema no es sentir miedo, sino cómo te relacionas con el miedo. ¿De qué manera podría el miedo ser tu aliado?  

¿Cómo puedes demostrarle al miedo que eres más grande que él? ¿a través de cuáles acciones?

Personifica al miedo e imagina que es como ese amigo que siempre quiere protegerte, pero que tú te sientes incómodo, porque él, por querer protegerte, no te deja vivir. Sabes que no se va a alejar de ti, es tu amigo. Sin embargo, ¿cuáles son esos límites que le vas a poner para relacionarse contigo? ¿hasta dónde le vas a permitir llegar?

Imagina que tienes al miedo frente a ti, ¿qué le quieres decir? Ahora, déjale claro que tú eres quien tiene el poder sobre tu vida, no él.

Preguntas para crear un plan de acción sobre esta sesión:

Ahora que sabes que el poder sobre tu vida lo tienes tú y no el miedo. ¿Qué sigue para ti

¿Cómo ser más grande que el miedo? Háblame de un reto tangible y medible, al que te vayas a arriesgar.

Puedes reformular las preguntas, usar algunas o todas. Lo importante es que, como coach, te comprometas con tu cliente a que desbloquee el miedo y se conduzca hacia una vida plena.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *